23/04/2021

5 tendencias clave que ayudarán a acelerar la recuperación del sector turístico

La crisis socio sanitaria resultado de la pandemia del COVID-19 ha forzado a repensar muchos aspectos del sector turístico en España, a la vez que ha abierto las puertas a muchas oportunidades. En este artículo se recogen 5 tendencias clave que desde finales de año 2020 se están debatiendo en los principales foros turísticos.

La reactivación de la actividad turística es la meta que todo destino tiene marcada para recuperar la ansiada normalidad. Sin embargo, es de vital importancia alcanzar dicho objetivo preparados para no cometer los mismos errores de antaño y, además, aprovechar las oportunidades que nos ha brindado las nuevas formas de comunicar, colaborar o trabajar durante este periodo.

  1. La nueva estrategia digital de los destinos turísticos

Los cambios causados por la pandemia en la forma en la que los usuarios se informan sobre sus próximos viajes han creado nuevas oportunidades para la aparición de nuevos operadores en la cadena de valor digital del turismo.

Según apuntan muchas plataformas de distribución turística, los canales directos han ocupado los primeros puestos como medios preferidos por los usuarios para informarse o reservar. Por otro lado, debido a los cambios radicales en el comportamiento del mercado, las empresas se han lanzado a ampliar su marketing mix, facilitando la aparición y/o recuperación de nuevos canales de captación de clientes.

Los destinos turísticos, que hasta ahora se habían limitado a promocionar sus productos, tienen ante sí la oportunidad de dar un paso más en la comercialización. En el sector hay posturas a favor y en contra de que los destinos turísticos desarrollen planes de comercialización. Sin duda, será una tendencia que marque el reposicionamiento de éstos en los próximos años.

  1. Inspirar seguridad y confianza en los destinos turísticos

Así como las nuevas tendencias en estrategia digital abren una puerta a los destinos a asomarse a oportunidades de comercializar sus productos y servicios, también afrontan el reto de reforzar sus estrategias de comunicación y operativas para ofrecer la confianza necesaria para que el usuario acceda a información actualizada y detallada sobre la evolución de la crisis socio sanitaria.

Por ello, las empresas y organismos de promoción turísticas deben apostar por herramientas digitales que ofrezcan a los usuarios acceder a información sobre seguridad sanitaria en tiempo real.

  1. Estrategias diseñadas a partir del Smart Data

La información que esconden las plataformas de Smart Data sobre tendencias de mercado son clave para identificar cambios en la demanda, especialmente cuando la recuperación de la movilidad permita la actividad turística.

La aplicación de técnicas de Big Data en la gestión y promoción turística es una tendencia que lleva unos años apuntando fuerte en el sector. Muchos destinos ya han apostado fuerte en sus planes de desarrollo. Sin embargo, se enfrentan al reto de hacer útil y accesible la gran cantidad de datos que se recogen diariamente sobre el mercado turístico.

Desarrollar plataformas y servicios que puedan incorporarse fácilmente a los procesos de toma de decisión de las empresas turísticas será el reto que marque los próximos años. Además, de concienciar a los empresarios que la competitividad turística pasa por desarrollar planes de marketing respaldados con datos relevantes para su empresa.

  1. La transformación digital

Una de las consecuencias positivas derivada de la crisis de la pandemia ha sido la rapidez con la que se han adoptado medidas de digitalización en las empresas turísticas, especialmente en las pequeñas empresas. El uso de plataformas de comunicación digitales, así como un intenso uso de la nube creará un hábito necesario para la digitalización de muchos procesos, lo que llevará a una mayor eficiencia en muchas empresas.

Esta oportunidad que ofrece la situación actual para acelerar la transformación digital en las empresas, especialmente las pequeñas, debe ser aprovechada por las administraciones para que se convierta en una estrategia a largo plazo y completar así, por fin, un proceso de transformación pendiente desde hace años.

  1. Colaboración público-privada

Otra de las consecuencias positivas derivadas de la crisis de la pandemia ha sido el refuerzo de la colaboración entre las empresas, asociaciones y el sector público, motivada principalmente por un fin común: la recuperación del sector turístico. De nuevo, esta oportunidad debe aprovecharse para articular mecanismos de colaboración a largo plazo e implicar a los actores del sector privado en iniciativas públicas y viceversa: acercar al sector público la realidad de las dinámicas del privado.

Un destino turístico es el resultado de la unión de todos sus actores, tanto en la promoción como en la comercialización de sus productos y servicios. Si un destino consigue coordinar a todos sus actores, concentrando todos los esfuerzos en un objetivo común, el destino saldrá reforzado una vez superada la crisis.

Sextaplanta / Guadaltel

 

Comentarios

Deja un comentario