04/05/2021

El futuro de la Inteligencia Artificial en el turismo

La Comisión Europea anunció el 21 de abril una regulación sobre la inteligencia artificial. Se trata del primer marco legal sobre esta tecnología, que además llega acompañada de otra normativa sobre maquinaria y robots, una nueva regulación que sustituye a la antigua directiva de 2006, ampliando requisitos de seguridad y de la propia IA.

El turismo no puede ponerse de perfil ante la revolución que está suponiendo la IA.  Europa no quiere que se vulnere la seguridad y los derechos fundamentales de la ciudadanía y las empresas. La vicepresidenta Margrethe Vestager declaró que: “En inteligencia artificial, la confianza es imprescindible, no un lujo”. Por ello, esta regulación expone cuatro niveles de riesgo:

· Riesgo inaceptable: conlleva la prohibición de los sistemas de IA que se consideren una amenaza para la seguridad, los medios de subsistencia y los derechos de las persona.

· Alto riesgo: cuando se trabaja con infraestructuras críticas, formación educativa o profesional, componentes de seguridad de los productos, empleo, gestión de trabajadores y acceso al trabajo por cuenta propia, servicios públicos y privados esenciales, aplicación de las leyes, gestión de la migración, el asilo y el control de las fronteras y administración de justicia y procesos democráticos.

· Riesgo limitado: se toma en cuenta la transparencia en comunicación con máquinas, donde las personas deben ser advertidas sobre si está hablando con una máquina, como por ejemplo, los chatbots.

· Riesgo mínimo: engloba el resto de usos, para videojuegos, aplicaciones de imagen u otros sistemas de IA que no implican riesgos.

 

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL SECTOR TURÍSTICO

Esta actualización está acompasada con las necesidades en el sector turístico y el tratamiento de datos. Esta normativa afectará de lleno a empresas y destinos, ya que en los últimos tiempos han incorporado tecnología diversa para la prestación de servicios asociada a la geolocalización, el big data, la realidad virtual, la realidad aumentada, o la contratación de herramientas para hacer posible la comercialización online, como recoge el estudio de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA). Se basa en diferentes indicadores que determina que la rama de actividad de las agencias de viajes y reservas de operadores turísticos es la más proclive al uso de la IA, alcanzando el 14% de las empresas turísticas. Estos niveles contrastan con el nivel de implantación de la IA en Europa, con un bajo nivel de adopción en las empresas europeas, siendo los países líderes Irlanda (20%) y Malta (15%).  Sin embargo, España ha sido evaluada por el ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad)  y se sitúa en el 7%.

 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL, ÉTICA Y TURISMO EN LA COMUNITAT VALENCIANA

Este contexto da mayor valor a Invat·tur, que fue pionera en mostrar soluciones que estuvieran alineadas con la Estrategia de Inteligencia Artificial de la Comunitat Valenciana y, a su vez, realizar una aproximación ética a las mismas para analizar cómo los riesgos éticos podían ser solventados. Este enfoque ético se tomó, bajo el paraguas general del Código Ético del Turismo Valenciano, de las Directrices éticas para una IA fiable publicadas por la Comisión Europea.

El resultado de este proyecto exploratorio se traduce en una guía de Casos de uso de IA y ética en el sector turístico, la cual describe brevemente la importancia y que se entiende por IA, así como un apartado de contenido ético que ha tomado nociones de la filósofa valenciana Adela Cortina, que defiende el situar a las personas en el centro de los desarrollos, y que se construya una Inteligencia Artificial que respete la autonomía humana, amplíe o amplifique las capacidades humanas y no las limite o las someta.

Posteriormente, se incorporan reflexiones éticas que pueden afectar al sector turístico y que han sido divididas de acuerdo a los requerimientos propuestos por la Unión Europea para lograr una Inteligencia Artificial fiable:

· Establecer cuándo es necesaria la acción y la supervisión humana sobre los algoritmos.

· Evaluar la solidez técnica y seguridad de los modelos de inteligencia artificial y su resistencia a ciberataques, ¿Qué ocurre si se accede a los datos, se manipulan los dispositivos o los sabotean?

· La gestión de la privacidad y los datos de los viajeros, actualmente, uno de los riesgos principales.

· La transparencia, es decir, la explicabilidad de los algoritmos, por qué dan el resultado que dan y no funcionan dentro de cajas negras que no se pueden explicar.

· Garantizar la diversidad, no discriminación y equidad: asegurar que los datos que se utilizan en el modelo no arrastran sesgos.

· Valorar la contribución de la Inteligencia Artificial a alcanzar el objetivo de crear bienestar social y ambiental.

· La rendición de cuentas, es decir, poder identificar al responsable de una decisión o un error, por ejemplo, en la conducción autónoma, ante un accidente, ¿quién es el responsable?, ¿es el diseñador del algoritmo?, ¿es el fabricante?, ¿es el vendedor del coche?, ¿es el propietario?

 

PRESENTACIÓN DEL ESTUDIO

 

En resumen, la guía de Casos de uso de IA y ética en el sector turístico, busca crear las condiciones óptimas entre empresas y destinos para el desarrollo de la IA en la Comunitat Valenciana y el turismo. Así como marcar una estrategia de datos para digitalizar y cohesionar a los agentes del territorio, y ayudar a la innovación mediante una apuesta en el fomento de las capacidades de investigación siendo los destinos los centros de ensayo y experimentación. Todo ello debe estar bajo el paraguas de la ética, en pro del bien social, con un IA fiable y que sirva a las personas.

 

Mario Villar García

Director de Inteligencia Turística de la Comunitat Valenciana

 

Comentarios

Deja un comentario