22/09/2021

Las siete finalistas de la competición Capital Europea del Turismo Inteligente 2022 destacan en prácticas turísticas innovadoras y sostenibles

Redes wifi con cientos de puntos de acceso, una aplicación que indica el aforo de las playas, opciones de movilidad sostenible, digitalización de lugares de interés turístico y cultural, aplicaciones móviles y planes de sostenibilidad y accesibilidad son algunas de las iniciativas más destacadas de las siete ciudades finalistas que optan a convertirse en Capital Europea del Turismo Inteligente 2022. El próximo mes de noviembre un jurado europeo independiente seleccionará y anunciará las dos ganadoras que compartirán el título.

La Comisión Europea ha seleccionado a siete finalistas en la competición Capital Europea del Turismo Inteligente 2022 de entre las 30 solicitudes de ciudades de 16 países recibidas. Se trata de Palma y Valencia, en España; Burdeos (Francia), Copenhague (Dinamarca), Dublín (Irlanda), Florencia (Italia) y Liubliana (Eslovenia).

Todas las candidaturas presentadas, admisibles y elegibles fueron evaluadas en cada una de las cuatro categorías del concurso por un panel de expertos independientes: digitalización, sostenibilidad, accesibilidad, y patrimonio cultural y creatividad. Las siete finalistas, que poseen numerosos lugares de interés turístico y cultural, han demostrado un nivel excelente en las cuatro categorías combinadas.

Palma y Valencia, ciudades españolas finalistas

Entre las iniciativas de turismo inteligente de Palma, destaca que en 2016 completó el despliegue de una red wifi compuesta por 350 puntos de acceso, que proporciona datos sobre los visitantes y sus necesidades. Asimismo, utiliza la aplicación ‘Playas Seguras’ para controlar el nivel de ocupación en las playas y garantizar la seguridad de los bañistas.

Frente a la escasez de agua, la ciudad trabaja en varias iniciativas. Entre ellas, se encuentra la construcción de una nueva planta de tratamiento de aguas residuales y de una bóveda de retención de aguas pluviales, y un proyecto de bosque urbano para cerrar el ciclo del agua y reducir el efecto ‘isla de calor’. También trabaja en la electrificación de la flota de vehículos de la empresa municipal encargada de la gestión de aguas y residuos, Emaya.

En la categoría de accesibilidad, Palma ha instalado carteles en braille en las estaciones de la red de transporte público para garantizar una movilidad más accesible a las personas ciegas, utiliza un sistema de señalización especial para los lugares de interés cultural que usa realidad aumentada, códigos QR y aplicaciones móviles, y cuenta con audioguías y vídeos con descripciones de audio, subtítulos y lengua de signos. Además, cinco de sus playas han recibido la certificación AENOR UNE 170001-2, que garantiza la igualdad de oportunidades de accesibilidad.

En materia de sostenibilidad, la capital de Mallorca está implementando el proyecto ‘Corredor Verde’ en colaboración con los parques, está plantando árboles y ha instalado paneles digitales para monitorizar esta actuación. Además, en 2017 puso en marcha un sistema e-mobile de recogida selectiva de residuos, gracias al cual en 2019 el porcentaje de reciclaje en la ciudad pasó del 18% al 71,5%.

En cuanto a Valencia, ha implementado recursos digitales para ampliar las posibilidades de explorar su historia y tradiciones, apoya la digitalización de las pymes turísticas y recopila datos para desarrollar y mejorar la experiencia turística.

Las rutas accesibles están ampliamente disponibles para personas con movilidad reducida y en varios idiomas, y las oficinas de información ofrecen traducciones en braille y pictogramas, al igual que la plataforma interactiva InfoTourist y el sistema de IA Visualfy, que envía notificaciones visuales a los dispositivos de los usuarios.

La ciudad trabaja con la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF) y 52 de las entidades y empresas turísticas de Valencia cumplen los requisitos de su programa de turismo inclusivo.

Valencia está bien comunicada por más de 164 kilómetros de carril bici, trenes de alta velocidad, autopistas y su puerto. Además, ha recibido una doble certificación ITU e ISO para el Desarrollo Sostenible de las Ciudades y aspira a ser neutra en carbono para 2030, por lo que trabaja para medir y certificar la huella de carbono de su actividad turística.

Para realizar un seguimiento de la sostenibilidad social del turismo, lleva a cabo el control de alojamientos irregulares, la instalación de sensores de ruido en zonas de ocio o encuestas periódicas a la ciudadanía. Para lograr la implicación de los vecinos y otros agentes en la gobernanza turística, ha impulsado la creación del Consejo Municipal de Turismo.

En este sentido, Valencia cuenta con varios planes de acción sostenibles que incluyen medidas para reducir las emisiones de CO2, fomentar el uso de vehículos eléctricos, mejorar la eficiencia energética, promover las opciones alimentarias sostenibles y señalar los impactos en el patrimonio cultural.

Burdeos, Copenhague, Dublín, Florencia y Liubliana

Burdeos opta a convertirse en Capital Europea del Turismo Inteligente 2022 debido a sus esfuerzos para ofrecer opciones de enoturismo ecológico, la puesta en marcha de tranvías, autobuses y transporte fluvial 100% accesibles, así como la conversión de un antiguo cuartel militar en un espacio verde que muestra una forma de consumir de manera diferente.

Por su parte, Copenhague destaca por utilizar el modelado 3D de elementos históricos, códigos QR y un nuevo modelo interactivo de la ciudad para enriquecer la experiencia de los visitantes. Además, la capital danesa aspira a ser neutra en carbono para 2025 mediante iniciativas como la aplicación Planet Copenhagen, que contiene experiencias, actividades y medios de transporte sostenibles.

n la candidatura de Dublín figura su Programa de Turismo Inteligente, que contempla el desarrollo de una plataforma de caminos digitales inmersivos, el uso de datos abiertos para crear el ‘Mapa de la cultura cerca de ti’ o un museo equipado con alta tecnología, entre otras cosas.

Las actuaciones de turismo inteligente más destacadas de Florencia son la instalación de un gran número de plazas de aparcamiento para personas con discapacidad, sus amplias zonas peatonales, la modernización de la red de transporte y el plan de gestión para prevenir los impactos negativos del turismo masivo sobre el patrimonio cultural. Además, es sede de un piloto del proyecto Herit-Data para probar una nueva herramienta de gestión basada en inteligencia artificial para la recopilación y posterior generación de datos.

Por último, Liubliana ofrece una tarjeta inteligente para el transporte, ha introducido vehículos turísticos eléctricos, y cuenta con una red wifi formada por 400 puntos de acceso y diversas aplicaciones móviles interactivas: sobre lugares accesibles en silla de ruedas, ubicación de fuentes de agua o movilidad. Asimismo, el Parque Tecnológico de la ciudad alberga un laboratorio de realidad virtual y aumentada.

Dos ciudades compartirán el título de Capital Europea del Turismo Inteligente 2022

Representantes de las siete ciudades finalistas de la competición Capital Europea del Turismo Inteligente 2022 presentarán sus candidaturas y el programa de actividades previsto para ese año ante un jurado europeo, que se reunirá en las próximas semanas para elegir las dos urbes ganadoras que compartirán el distintivo y que se anunciarán el próximo mes de noviembre.

Las galardonadas se beneficiarán del apoyo a la comunicación y a la marca a lo largo de 2022, lo que incluye un vídeo promocional, una escultura de un hashtag especialmente diseñada para su instalación en un lugar destacado, diversas actividades promocionales y visibilidad a nivel de la Unión Europea con el objetivo de aumentar el número de turistas.

 

Fuente: eSMARTCITY.es