Noticias

22/02/2021

La descarbonización del turismo en acción: el caso de València

Los cambios acontecidos durante los últimos años han ido transformando el paradigma turístico mundial , consecuencia -especialmente- de los retos del cambio climático y de la reacción de las comunidades de residentes, y plasmado en nuevas políticas nacionales e internacionales (como la Agenda 2030 de la ONU, la nueva Agenda Urbana (Habitat III), el Pacto Verde Europeo o la declaración Emergencia Climática en España, que impulsa una nueva ley de cambio climático con importantes efectos sociales, laborales y económicos y financieros, incluyendo una más que probable nueva fiscalidad para todo tipo de organizaciones).

Este cambio progresivo se ha visto dramáticamente acentuado en el último año por el dramático efecto de la pandemia Covid-19, que ha limitado la movilidad a todos los niveles minando la base de esta actividad. Con estos condicionantes, la industria y los destinos deben replantearse los parámetros de competitividad en términos de las 3S: entorno seguro, saludable y sostenible.

Para lograrlo, València está implantando una estrategia basada en “un modelo de desarrollo turístico sostenible, capaz de ampliar la rentabilidad al plano social y medioambiental, contribuyendo eficazmente a la protección y puesta en valor del patrimonio cultural y natural, con especial énfasis a aquellos recursos que otorgan mayor autenticidad y singularidad al destino. El modelo debe minimizar los impactos negativos, promoviendo en todo momento la mejora de la calidad de vida de los residentes y una percepción positiva de la actividad turística en la ciudadanía.”

Para convertir dichos objetivos en realidad, València se está guiando por los ODS.  Se ha diseñado un cuadro de indicadores basado en un amplio marco de referencia internacional. Dicho cuadro conecta cada ODS con los indicadores específicos para turismo que han sido seleccionados (criterios del GSTC, indicadores europeos ETIS, indicadores incluidos en norma UNE 178502 española, criterios de DTI). De esta forma, la mejora de los indicadores orientará al cumplimiento de los respectivos objetivos, y permitirá Identificar áreas de mejora para cumplimiento de ODS.

Dentro de la estrategia, destaca una visión: ser referente como destino turístico neutro en carbono, ofreciendo soluciones reales al sector público y privado para ser más competitivos en el nuevo paradigma. Para lograrlo, la hoja de ruta de la descarbonización turística comprende 3 fases: cálculo inicial de la huella del destino y sus actores, implantación de un sistema digital de gestión (evolución de la huella y su reducción), y desarrollo de proyectos de compensación en el territorio.

Aplicando el modelo de colaboración público-privada, Visit València (Fundación dependiente del Ayuntamiento) colabora con el grupo Global Omnium (grupo internacional radicado en València y con divisiones especializadas en gestión sostenible del agua y en turismo). Como primer fruto de esta colaboración, València ha sido el primer destino mundial en verificar el cálculo de la huella de carbono de la actividad turística, además de calcular y próximamente certificar su huella hídrica.

Mediante una potente herramienta big data, se ha calculado la huella de carbono en sus tres alcances:

Alcance 1: la huella del transporte de los viajeros hasta y desde el destino, así como el transporte interno.

Alcance 2: Emisiones indirectas de GEI por consumo de energía en las actividades turísticas.

Alcance 3: Otras emisiones indirectas: alojamiento, consumos de los turistas, gestión de residuos, gestión del agua, y relacionadas con las actividades culturales, fiestas, eventos deportivos, culturales, infraestructuras de oferta turística.

A su vez, el estudio ha desglosado el cálculo en diez capítulos, de forma que se ha identificado la huella correspondiente a cada uno de los segmentos que intervienen: desde transporte a restauración, pasando por infraestructura, servicios públicos o actividades de ocio, entro otras.

En la segunda fase, se está implantando un sistema digital de gestión de la huella de carbono, mediante etiquetas inteligentes que registrarán las emisiones de cada organización (llegando a calcular en tiempo real la huella de carbono), alimentando la plataforma digital que verifica y gestiona la información -mediante tecnología blockchain (galardonada recientemente con el Wakalua-UNWTO Innovation Award). Un proceso certificado que permitirá verificar de forma individual y agregada los progresos en la reducción, trasladándola a los usuarios en cualquier momento.

En definitiva, València se ha puesto en acción en la descarbonización del turismo. Usando la brújula de los ODS para orientarse en el nuevo paradigma; con una visión clara de convertirse en un destino seguro, sostenible y saludable. Y aplicando conocimientos, experiencia y recursos de todos los actores implicados en este reto conjunto de lucha contra el cambio climático.

Fuente: OMT

Noticias